Clique e Assine a partir de R$ 8,90/mês

Além da pandemia, conheça 6 motivos para se aventurar na arte de cozinhar

Enquanto aprende mais sobre os benefícios da prática de cozinhar seus alimentos, desenvolva sua leitura em espanhol com o texto apresentado.

Por Beatriz Rodriguez, professora da Cia. de Idiomas 15 out 2020, 12h00

Entre outras tantas mudanças de comportamento destes últimos tempos, quiçá a que nos trouxe mais prazer e economia em casa foi a de (re)aprender a preparar nossos próprios pratos. Quem não se sentiu tentado a fazer um bolo para o café da tarde ou arriscar umas batatas recheadas para o jantar  trabalhando de casa?

Vamos enumerar aqui uma série de vantagens e aspectos positivos desta arte que havíamos esquecido pela falta de tempo, mas que mostrou-se como uma das alternativas mais interessantes de estar em casa, compartilhando o dia-a-dia com a família.  Aproveita para desenvolver a leitura em espanhol com o texto. 

  • Bora estudar?

    Empezamos una revolución desde la cocina 

    Al principio, el miedo y la falta de información nos han llevado a pensar en construir  un búnker y llenarlo de comida para superar la pandemia. La primera reacción en masa fue una especie de “fiebre de los supermercados”, que además de vaciar los estantes del papel higiénico, también hizo desaparecer  alimentos altamente procesados, ricos en azúcares, sodio y grasas saturadas.

    Al parecer la comida se ha transformado en un consuelo para muchas personas, y ha empezado a funcionar como un tranquilizante en estos tiempos de ansiedad.

    Sin embargo, en algunos países como Italia y Francia, por ejemplo, grandes e inteligentes campañas de publicidad han animado a las personas a buscar la felicidad en las cosas sencillas, enfocándose principalmente en la cocina.

    Vivamos en Europa o no, hemos tenido que replantearnos nuestros hábitos de consumo y el tiempo dedicado a la comida: desde su preparación hasta el sentarnos todos juntos a la mesa para disfrutarla. Como en los viejos tiempos.

    Estudios recientes indican que esta tendencia ha afectado a más de un tercio de las personas a escala global, lo que muestra que la cuarentena sigue siendo una oportunidad única de rescatar nuestras raíces, de fortalecer nuestras pasiones y habilidades y de consolidar  nuestro compromiso con el futuro.

    1 – Combatimos el aburrimiento cocinando

    Desde  los primeros días de aislamiento, las redes sociales nos han mostrado lindas creaciones culinarias compartidas entre los usuarios, algunas muy simples y apetitosas,  otras muy  caras y sofisticadas. Egos aparte, no caben dudas de que la comida es uno de los temas más frecuentes en los hogares, tanto para adultos como para jóvenes. Los millennials y  la generación Z dedican tiempo y dinero a esta nueva afición: afirman que por primera vez desde hace mucho tiempo, se han tomado más tiempo para cocinar.

    ¿Por qué lo hacen? Por puro placer, por diversión, por curiosidad, para acercarse a los familiares, para arriesgarse en nuevos horizontes, para compartir recetas con los amigos, para ampliar conocimiento. Para rescatar nuestra ‘humanidad’, afirman los más conectados. No como raza, sino como característica innata.

    2 – Cocinamos para sentirnos ‘humanos’

    A lo largo de la cuarentena, muchos movimientos solidarios han surgido para apoyar a los diferentes profesionales que trabajan arduamente en el combate a la pandemia.

    ONG’s, restaurantes, bares, servicios de delivery, panaderías, supermercados y vecinos se han movilizado y han demostrado su solidaridad especialmente hacia el personal sanitario garantizando la entrega de alimentos de calidad a aquellos que luchan en primera línea contra la COVID-19.

    El caso es que tanto los propietarios de comercio como los ciudadanos han logrado recaudar, además de cariño, reconocimiento y gratitud, enormes cantidades de alimentos para poner en movimiento esa tan noble actitud.

    Continua após a publicidade

    4 – Renovamos nuestra relación con la comida.

    Generalmente en los restaurantes de comida rápida que reparten a domicilio, se encuentran alimentos que contienen altos niveles de sodio , azúcares, grasas y carbohidratos, aunque elijas algo más saludable. Si a todo esto le sumamos las salsas katchup, mostaza y mayonesa, estamos literalmente “fritos”.

    Al empezar a cocinar en casa hemos reducido casi todo lo innecesario en nuestra dieta, especialmente la sal. Tenemos un control mucho más real no solo de lo que comemos sino también de cuánto comemos, o sea, definitivamente hemos hecho las paces con nuestro alimento diario.

    5 – Tomamos conciencia de lo que comemos.

    Si nosotros mismos preparamos nuestra comida, probablemente aprendemos a disfrutarla y saborearla más intensamente, lo cual nos ayuda a comer menos y saciarnos más rápidamente.

    Sabemos muy bien que comer de prisa lo que se nos ponga por delante o comer cuando estamos tristes o ansiosos nos llevará a padecer de obesidad y/u otras enfermedades graves. Constatado esto y libres de tendencias dictadas por la moda, vamos avanzando hacia una nueva conciencia de la alimentación.

    El número de vegetarianos y veganos ha disparado durante la cuarentena. Y no precisamos ir a Google a buscar esta información, tan sólo conversando con nuestros jóvenes se puede constatar esta nueva realidad. Ellos han llegado para transformar todo aquello que nos hace daño, para enseñarnos a respetar el derecho a la vida de nuestros hermanos los animales, para reeducar a los mayores de la familia.

    6 – Adoptamos mejores hábitos

    Cocinar en casa es una excelente forma de empezar a adoptar mejores hábitos, elaborando planes semanales de comidas, yendo al mercado y eligiendo productos frescos, probando recetas con alimentos de temporada y asegurándonos de que ingerimos todos los nutrientes que necesitamos.

    Poco importa si el plato que preparamos es simple o sofisticado, lo importante es que hemos logrado un cambio de paradigmas que nos permite ver el alimento de manera diferente. Porque en definitiva, somos lo que comemos.

    Caminando por este sendero, sumando el placer de estar dentro de casa por más tiempo al despertar a nuevas u olvidadas habilidades, seguimos adelante en esta linda labor de rescatar y transformar un elemento vital entre tantos otros  que nos han sido impuestos por el sistema: nuestra comida.

    Éxito en tus recetas y que aproveches bien tu próximo almuerzo en familia.

    ¡Salud!

     


    Beatriz Rodriguez é de Montevidéu. Graduada pela Universidad del Trabajo del Uruguay, publicitária de formação e professora por vocação, leciona espanhol há quase 30 anos no Brasil. Trabalha em Companhia de Idiomas desde 2009 como professora de Espanhol, além de cursos livres em empresas e escolas de línguas de SP. É compositora, violonista e cantora em um grupo de meditação da Nova Era. Quer falar com ela? beatrizrodriguez14@gmail.com ou pelo Skype beatrizrodriguez14_2

    Continua após a publicidade
    Publicidade